lunes, 17 de noviembre de 2014

Pere Secorum. La sed

                                                                                              Irene Kopetz

Centre Zen Barcelona
14 de agosto

"Zazen es el árbol muerto, no es una técnica del bienestar ni una carrera social.
 Está más allá, mucho más allá. 
Quiere horadar las nubes como la cima de la gran montaña" 

Taisen Deshimaru

La segunda noble verdad que Buda explica es la sed, es decir, el apego continuo, la avidez, y es debido a esto el origen del sufrimiento.

Cuando en nuestra tradición, Dogen por ejemplo, habla de que zazen es simplemente sentarse, está mostrando un camino para cortar de golpe esta avidez, esta sed continua, este desasosiego. Esto es totalmente radical y para mucha gente es difícil de comprender, las personas que practicamos la vía debemos reflexionar sobre lo que significa esta sed, esta avidez, este desasosiego continuo.

Hoy en día hay lo que se llama "meditación" por todas partes. Los gimnasios del ayuntamiento hacen un poco de meditación, todas las líneas terapéuticas y psicológicas hacen meditación, los centros del barrio hacen meditación. Hace 35 años cuando empezamos a hacer zazen, prácticamente nadie hacía meditación.
Es importante ver todo esto como un espejo de nosotros mismos. La gente dice que la meditación va muy bien para esto y para lo otro, para el estrés por ejemplo, y la gente practica la meditación pero continúa con esa sed, esa inquietud, esa avidez por querer ser, por querer atrapar, por querer manipular la vida. La meditación se convierte entonces también en un intento inútil de apagar la sed.

Cuando en el Zen se dice que esta práctica es simplemente sentarse, o cuando se dice que es una práctica en la que hemos de abandonar el cuerpo y el espíritu, está dirigiendo la mirada hacia otro lado; más allá de nuestros desvelos, más allá de nuestras proyecciones. Cuando se dice que precisamente debemos abandonar todo esto, quiere decir simplemente sentarse y ser, vivir y ser.

Lo cierto es que muy a menudo la gente va de una meditación a otra siguiendo este proceso habitual que nos lleva siempre hacia fuera, en busca de algo que pueda satisfacer y apaciguar esa sed irrefrenable, pero la práctica del zen es simplemente pararse y dirigir la mirada hacia lo más profundo de nosotros mismos. Abandonar el cuerpo y el espíritu significa cortar en un instante la desazón, la avidez, la sed, simplemente estar en paz en el momento presente, sea lo que sea lo que se presente, no hay que rechazarlo si no nos gusta , no es necesario alimentarlo si resulta agradable.

Hay una avidez por vivir, una sed de vivir, y los seres humanos la sentimos desde que nacemos. Buda dice que cuando esta sed desaparece, aparece la paz, es el nirvana. No podemos hablar mucho de eso, pero es el camino que enseña el Zen, es una experiencia.

Sea cual sea, el punto de observación, de atención, de lo que se habla en nuestra práctica, significa ser capaces de observar esta sed, esta inquietud. Las personas solemos actuar automáticamente de acuerdo a esta sed, sin ser prácticamente conscientes, Impelidos por ella. Esta sed es la que nos pide buscar resultados a zazen, la que proyecta como debe ser nuestra meditación, la que marca expectativas, la que no para de comparar y que siempre espera resultados.

Cuando la realidad no corresponde a lo que pensamos estamos decepcionados, somos incapaces de ver la realidad tal como es y de vivir el momento tal como se presenta.

Miramos las expectativas pero no observamos qué es lo que las provoca: la sed, la sed inagotable; si queremos entender lo que pasa, debemos ser íntimos con esta sed. Si realmente queremos transformarla en paz tenemos que mirarla de frente. Después, si realmente queremos practicar zazen, tenemos que hacer el esfuerzo de seguir el camino marcado por los antiguos, aunque a veces no lo comprendamos.

 Cuando Dogen dice que zazen es simplemente sentarse, está diciendo una profunda y gran verdad, en este sentarse está todo, no falta nada, la profundidad de nuestro ser se puede manifestar aquí y ahora, no es necesario ir a buscar baratijas, cuando tenemos la joya preciosa, la perla brillante en nosotros mismos.

http://zenbarcelona.org/es

martes, 28 de octubre de 2014

La existencia en total Interdependencia







LA EXISTENCIA EN TOTAL INTERDEPENDENCIA
Durante zazen continuamos concentrándonos en la postura justa del cuerpo. Hasta el punto en el que el cuerpo y la mente ya no están separados. Somos sólo este cuerpo sentado en zazen. El cuerpo, ya no es un objeto o medio para concentrarse. Somos este cuerpo. Y este cuerpo no está limitado por nuestra piel. Respira en unidad con todo el universo. Está hecho de la misma esencia, de los mismos elementos. Es la misma energía que se remonta a antes del nacimiento del universo. Entonces, hacerse íntimo con este cuerpo, es hacerse íntimo con el verdadero cuerpo.
Por supuesto que estamos concentrados en la forma de la postura, pero no estamos apegados a esa forma. La concentración se vuelve inconsciente y natural. Nos hacemos uno con la postura. Entonces, la mente que discrimina se abandona, es lo que permite la verdadera intimidad, no sólo con el propio cuerpo, sino con uno mismo y con todos los seres. De igual modo, durante las ceremonias posteriores a zazen, nos concentramos en el canto pero no nos apegamos a los sonidos, provienen del silencio y vuelven rápidamente a él.
El Maestro Wanshi escribió un poema, que se llama El canto para la sala de la pura felicidad. La sala es el dojo. En ese poema nos dice: “Buscando las apariencias y los sonidos, no podemos encontrar de verdad la Vía”. Todos los y las que estamos aquí ahora, incluso sin saberlo claramente buscamos la Vía, estamos animados por bodaishin, el espíritu del despertar, deseamos despertarnos de nuestras ilusiones y  encontrar la realidad. Pero en esta búsqueda, podemos extraviarnos rápidamente. Sobre todo, si buscamos las apariencias y los sonidos. Dicho de otra forma, si nos apegamos a las formas y a las palabras, a los conceptos.
Las apariencias es lo que llamamos shiki, el mundo de las formas, de los sonidos, el mundo que percibimos a través de los órganos de los sentidos y nuestro mental. Ese mental está condicionado para percibir las diferencias, para discriminar, pues tiene por objetivo encontrar lo que es bueno para nosotros y rechazar lo que es malo.
El problema es que ese modo de funcionamiento de la mente o mental – espíritu discriminante, más bien conectado con el cerebro izquierdo, el cerebro del lenguaje- ha terminado por dominar todo el funcionamiento de la mente y literalmente ha ahogado otro aspecto importante de la mente que es la intuición, la percepción inmediata de la esencia de las cosas, lo que está más allá de sus diferencias, lo que es común a todos los seres, lo que fundamenta todas las existencias, es decir la existencia en total interdependencia con todos los fenómenos del universo. Es lo que hace la unidad de todos los seres más allá de sus diferencias. Es lo que compartimos en común y es lo que nos permite comunicarnos con los otros. Es lo que hace que los otros no sean otros que nosotros mismos. Podemos hacernos el otro, el otro no es otro que yo mismo, en el fondo, en la realidad.
Para hacer realidad esto, no hay que estar apegado a la superficie de las cosas, a las apariencias sino encontrar el principio de profundidad. ¿Cómo encontrar esta fe que no es una creencia sino la experiencia íntima de la realidad tal cual es más allá de toda discriminación? Zazen. Para ello no hay que dejar que la mente se estanque sobre nada. La mente se armoniza con el Dharma, con la última realidad cuando cesa de apegarse a lo que sea, cuando no permanece en nada, cuando es siempre fresca y nueva a cada instante, liberada de sus viejos condicionamientos.

El Maestro Dogen lo expresa, como siempre de forma preciosa:

En el corazón
de la montaña profunda
reencuentro mi hogar.
Esta es mi verdadera casa.
Aquí viví otros tiempos,
estos lugares me son familiares.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Horarios y sesshines



Atardece el último día del verano,
de rojo intenso
el mar teñido.


Tras la jornada en Donostia con Patrick y la llegada del otoño y sus primeras lluvias comunicaros que:

A partir de octubre , los horarios de zazen de la mañana serán los miércoles, jueves y viernes
a las siete y treinta.
 
El primer viernes que habrá zazen por la mañana será el día 3 de octubre.

El sábado 4, a las 9 horas comenzará el Taller de costura. Posterior zazen a las 11,30 horas.

El domingo día 5, tendremos el curso de cocina con Pili Rapún , de 10,30 a 14 horas.


SESSHINES:

El 10-11-12 de ocubre, seSshin con Patrick Pargnien en Grignols.

El 24, 25,26 de octubre: Compartir el Silencio, con Patrick Pargnien en Grignols. Es una sesión de meditación en silencio,
ropa cómoda, cojín...se practica en círculo y se sigue la pauta que os incluimos:

7-8,15 Meditación; Desayuno, 10 h-Consciencia corporal meditativa, 12,15 Comida, 13-Marcha contemplativa,
16-17,30 Trabajo colectivo, el sábado Intercambio. 18,30 Cena, 20 -Meditación.

El 21-22-23 de noviembre: Sesshin con Roland Yuno Rech en Moissac (Toulouse)

El 20 de diciembre jornada con Alonso Ufano en el dojo de Pamplona.

Igualmente está previsto el hacer una introducción el día 11 de octubre.

Un abrazo en el Dharma

Antonio

(Por el dojozen Genjo Pamplona/Iruña)


Hermoso cielo de otoño.
Cientos de gorriones,
batir de alas
Ryokan 


 




domingo, 14 de septiembre de 2014

Horarios y Encuentro con el zen, el camino del corazón.


   HORARIOS DE ZAZEN

Lunes, martes, jueves de 20,05 a 21,30
Martes, miércoles, jueves de 7,30 a 8,45
Sábados de 11,30 a 13 horas.




Encuentro con el Zen, el Camino del Corazón.
Con el maestro Zen Patrick Pargnien:
Practica desde hace veinticinco años,
ha recibido la transmisión de Shiho (heredero del Dharma)del maestro Roland Yuno Rech (discípulo cercano del maestro Taisen Deshimaru).
Fue presidente de la ABZE (Asociación Budista Zen de Europa).
 
Viernes, 19 de septiembre a las 19:30 horas.
 
CONFERENCIA
                     El Camino del Corazón.
Lugar:
Sala Asis, iglesia de los capuchinos
C/ Camino, 3 bajo
Donostia
Entrada libre.

Sábado, 20 de Septiembre de 08:30 a 18:15 horas.
                    Jornada de Zazen.
Lugar:     Dojo Zen  Komei
c/ Egia 12 - Donostia / San Sebastian.
( cerca de la estación de Adif-Renfe )
Necesario: Zafu (cojín redondo y alto), ropa amplia, cubiertos y bol.
Aportación:  25€
Inscripciones e información:  Telf. 636981264 (Xabier)  /  info@dojozen.es
Organiza: Dojo Zen Komei (Miembro de la Asociación Budista Zen de Europa).

Desarrollo de la jornada:

08:30 a 10:00 zazen
10 desayuno (genmai)
11:30  zazen
13 comida
13:30 a 14:20 descanso
14:30 a 16 zazen y preguntas-respuestas
16:30  té y masaje
17:15 a 18:00 zazen
18:15 despedida.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Recomenzamosssss....




 Aunque nunca nos habíamos ido recomenzamos el "curso zen",
así que este próximo sábado,
a las 10 de la mañana comenzaremos con un samu general con posterior zazen,
organización del nuevo año y aperitivo.

Y en este recomenzar: la charla y jornada con Patrick Pargnien el 19,
20 de septiembre que tendrán lugar en Donostia
en el lugar indicado en la dirección de aquí abajo:

http://zenguipuzcoa.blogspot.com.es/2014/08/encuntro-con-el-zen-el-camino-del.html

Un abrazo en el Dharma

Antonio

lunes, 30 de junio de 2014

Veraniego









Con suavidad,
deja que las cosas sucedan.

Con suavidad, acéptalas.
Con suavidad despídete de ellas,
suéltalas cuando se van.

En silencio y suave intimidad
permite que la presencia
inunde tu corazón.

HORARIO DE VERANO, (INVIERNO PARA LOS COMPAÑEROS DE LA OTRA ORILLA) 2014

En primer lugar comentaros que Patrick y Christine (Instans de Vie). en Grignols están creando un espacio, un lugar abierto en que las diferentes dimensiones del ser humano: salud, naturaleza, alimentación, espiritualidad, puedan converger.
Un lugar de vida y de compartir. Un sitio de práctica en que se pueda pasar unos días, meses...
La inscripción a esta asociación es de 10 euros socio adherente o 15 euros socios activos.

Podéis  visitar su página: http://asso-instantsdevie.over-blog.com/

HORARIO DE VERANO:  Durante el verano, el dojo permanecerá cerrado del 1 al miércoles 16 de julio.

Habrá zazen los miércoles por la mañana de 7,30 a 8,45 h. y los martes y jueves por la tarde, de 20,05 h a 21, 30 h. .Este horario de verano comenzará el día 16 de julio y continuará hasta el día 6 de septiembre, sábado, en que retomaremos el "nuevo curso" a las 10 de la mañana. Comenzaremos con un samu, posterior zazen, reunión del dojo para organizar el curso 2014-2015 y aperitivo de bienvenida.

Está previsto organizar la sesshin de Egino 2015 con Roland Yuno Rech los 13,14,15 de marzo.
Continuar con el taller dharma con Patrick Pargnien. Realizar formación en el dojo sobre los diferentes aspectos de organización. Realizar unos cursos de cocina acordes con las estaciones, comenzando el primer fin de semana de octubre, así como unas charlas  sobre El cerebro , El ayuno, un nueva terapia, Las emociones y su gestión….

Deseándoos un flitz verano (y aún después) un refrescante abrazo en el dharma.

Antonio
 (por el dojozen Genjo Pamplona/Iruña)